“No tengo derecho a fallar: Presidente López Obrador

Gerardo Romo ///CVN

 

Ciudad de México.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador ante mandatarios latinoamericanos e invitados de todo el mundo asumió enfático un compromiso con el pueblo mexicano: “No tengo derecho a fallar, estoy preparado para no fallarle a mi pueblo”, dijo.

Así el primer mandatario de izquierda en México, luego de tres campañas presidenciales se comprometió a acabar con la corrupción y la impunidad e insistió en su idea de no perseguir a los corruptos del pasado y construir el nuevo régimen basado en la honestidad de los servidores públicos y la justicia social poniendo por el bien de México, primero a los pobres.

“México será un país modelo que habrá de demostrar al mundo  que acabar con la corrupción es posible y así lo haremos porque de ésa manera construiremos una sociedad más justa democrática fraterna y siempre alegre”, dijo.

Obrador dejó claro el mensaje a sus detractores y críticos al asegurar que como seguidor de Francisco I Madero no habrá de reelegirse, aunque sí acelerar en 6 años la aplicación rápida de las transformaciones políticas y sociales para evitar regresiones en las que conservadores y corruptos estarán empeñados.

“Bajo ninguna circunstancia habré de reelegirme”, aseguró.

Y adelantó que en un periodo de 2 años y medio después de iniciado su gobierno se someterá a la revocación del mandato para que el pueblo decida si el presidente debe pedir licencia y retirarse del cargo o continuar en él hasta el final.

“Deseo que el pueblo siempre tenga  las riendas del poder en sus manos, porque el pueblo pone y el pueblo quita, y es el único soberano al que debo sumisión y obediencia, acepto el reto y les invito a participar para celebrar juntos el esplendor y grandeza futura de México”, dijo

Reiteró que gobernará con entrega total a la  causa pública y trabajará 16 horas diarias recogiendo los sentimientos y cumplir las demandas de la gente.

 “No le haré mal a nadie, respetaré las libertades, apostaré siempre a la reconciliación y que entre todos y por el camino de la concordia logremos la Cuarta Transformación de la vida pública de México”, aseguró.

…Y defiende al Ejército

El Presidente defendió la creación de la Guardia Nacional encabezada por miembros del ejército si lo autoriza el pueblo y el poder legislativo para enfrentar el grave problema de la violencia y la inseguridad que padecemos.

“Significa  replantear el papel de las fuerzas armadas ante la inoperancia de las corporaciones policiales”, consideró.

Refirió que es indispensable aceptar que la Policía Federal creada hace 20 años es un agrupamiento de apenas 20 mil efectivos que carecen de disciplina, capacitación y profesionalismo.

En cuanto a las policías ministeriales, estatales y municipales “con algunas excepciones”, dijo se debe reconocer  sin generalizar que muchos están movidos por la corrupción y no por el deber del servicio público y que su descomposición los  pone bajo el dominio de la delincuencia.

“El ciudadano mexicano en la actualidad está en estado de indefensión no tenemos policías para cuidar a los ciudadanos, ante el problema de la inseguridad lo pertinente es atender las causas que originan la violencia y así lo haremos”, insistió.

Ante la ineficiencia de las  corporaciones policiales y el grave aumento de homicidios, robos, secuestros, feminicidios y otros crímenes estoy solicitando al congreso la aprobación de una reforma constitucional con policía militar y naval y la policía federal una Guardia Nacional para realizar funciones de seguridad pública con pleno respeto a los derechos humanos”, recalcó.

El Ejército mexicano, dijo es pueblo uniformado y se creó en 1913 para enfrentar al usurpador Victoriano Huerta y siempre ha sido leal a las autoridades civiles y servidor del pueblo en momentos como terremotos y desastres naturales.

“Es un ejército revolucionario surgido del pueblo y nunca ha dado un golpe de Estado a una autoridad civil, (…) ciertamente no todo los militares  han ostentado comportamientos intachables no debe omitirse que el ejército a participado en actos de represión por órdenes de autoridades civiles pero en nuestros institutos castrenses no se han formado minorías corrompidas como sucede en otros ámbitos del poder”, dijo al aceptar que este tema es polémico pero que él tiene la obligación de expresar sus argumentos y explicar sus decisiones.