Miercoles, 24 de Mayo de 2017


Calderón No Querrá Soltar la Presidencia


Por: Alejandro Saucedo Vázquez

Central Virtual de Noticias  

 

Zacatecas, Zac.-No me queda la menor duda: Felipe Calderón no querrá soltar la presidencia de la República y se convertirá – si no es que ya lo es-, en el coordinador general de campaña y operador político número uno de Josefina Vázquez Mota. Estas pretensiones son más que evidentes y hay signos y señales que lo dilucidan.

Desde hace unos meses, poco antes de que iniciara el proceso panista para elegir a su candidato a la presidencia de la república, Calderón Hinojosa emprendió  toda una estrategia para posesionar a su partido aun a costa de presiones y amarres forzados con los mandatarios estatales  del país. Primero comenzó con el juego democrático al lanzar varios aspirantes y que a la postre solo quedó entre tres. Simuló y lanzó la señal de  que su  preferiti era Cordero, pero en realidad, muchos lo sabían, la ungida y confirmada en el proceso interno pasado, era Vázquez Mota.

El mismo tiró línea el 25 de agosto del 2011 pasado cuando al participar en la plenaria de la bancada del Partido Acción Nacional, que se realizó en Michoacán, Calderón le dio el adiós anticipado cuando Vázquez  ni siquiera había decido dejar la curul y la coordinación de la bancada panista en la Cámara de Diputados Federal.

Refieren los medios nacionales que al término de su discurso, Calderón abrió un paréntesis:

"Finalmente quiero hacerle un especial agradecimiento a alguien muy especial para todos, amiga nuestra que muy probablemente dejará la responsabilidad que ahora tiene para dedicarse a otros menesteres, ¿no? y quiero agradecerte sinceramente mi querida Josefina todo el esfuerzo y todo el valor y todas las ganas que le has echado a la coordinación parlamentaria y que todo sea, pues, para bien", dijo.

Y añadió: "A ti en lo personal y en lo político, en lo institucional, como amigo, como compañero y como, compañero y amigo es la expresión que usamos en Acción Nacional, te agradezco mucho todo lo que has hecho por el PAN y por México, y mucha suerte en todos tus proyectos. Muchas gracias Fina.

Muchas gracias fina… Claro, frase que la  caracteriza  porque,  reconozco, es fina persona y  diminutivo de  Josefina y hoy sabemos que esa mujer  Fina, llego a la fina…l gracias a toda esa suerte que le deseo Calderón, y dicho sea de paso, no recuerdo que haya hecho lo mismo con los demás aspirantes.

Y  no es fortuito,  ya que  la par del proceso panista, el presidente de México  instrumentó giras de trabajo por el país, algunas de ellas con escenarios montados para glorificar la figura presidencial  darle un aventón a su gobierno panista y ya de pasó, muy,  muy de paso, hacer amarres con los mandatarios. Con unos, los emanados de su partido, lanzar la línea directa a costa de autorizar programas, obras y servicios; y con los de otras expresiones políticas condicionar la entrega de programas y apoyos, todos operados por las delegaciones federales en los estados para amarrarles las manos a mandatarios y  funcionarios locales.

La constante en esas giras era: si eres alcalde o gobernador de mi partido hay;  y si no,  “pídele a tus diputados que te apoyen yo no tengo,  ya que no me quisieron autorizar las reformas y los recursos necesarios”. De esto hay antecedentes y hay muchos alcaldes priistas, petistas o perredistas que lo pueden constatar.

Quien se come el cuento de los escenarios que se monta y crea al vuelo en sus giras de trabajo cuando el mandatario nacional traba enfrentamientos verbales con ciudadanos que se cuelan  a los actos, como el que protagonizó con Tonatiuh Moreno  durante la presentación, en Guadalajara, de la Ciudad Creativa Digital.

"¿Cuántos muertos más, cuándo se acaba la guerra?", le gritó. Calderón respondió: "Nada más si te tranquilizas un poco amigo"

Él insistió: "¿Cuándo se acabe tu gobierno a dónde te vas a ir a vivir" - Aquí a Guadalajara a lo mejor mi estimado-, contestó, entre otras cosas relacionadas con la delincuencia.

O el más reciente en San Luis Potosí,  donde  una maestra le reclamó porqué no recibía recursos del programa Oportunidades, a lo que  el presidente contestó:   “Maestra, usted es libre de hacer toda la grilla que quiera, pero atrás de la raya que estoy trabajando”.

Pero además irritado ante el reclamo de la  mujer durante la ceremonia de entrega de apoyos para la sequía, 70 y Más,  así como la puesta en marcha de las caravanas de salud, el Ejecutivo señaló: “Yo no entiendo por qué gente que gana diez mil pesos está en el programa Oportunidades. Usted no está entre la gente pobre de este país”. Mmm, entonces  se puede decir que quien gane más de diez mil pesos en México ya es rico…? Entonces  Ernesto Cordero, Ex Secretario de Hacienda de Calderón,  se quedó corto cuando  sostuvo que con seis mil pesos una familia, con esfuerzos, puede pagar casa, auto y escuela particular. No pues sí, sabe que pensaran los 52 millones de pobres que existen en México, según las estadísticas dadas a conocer por  Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Y un dato del INEGI  señala que 50 por ciento de la población ocupada gana tres salarios mínimos o menos al mes (alrededor de 4 mil 800 pesos o menos). En tanto los que ganan más de diez salarios mínimos (18 mil pesos) representan tan sólo 4.3 de la población ocupada,  así lo refieren Jorge Medina y Héctor Ramírez del Razo en artículos publicados en el suplemento Milenio Campus, (31/III/11).

Pero bueno,  todo lo que al inicio refiero, aunado a presiones, entrega de recursos, amarres con gobernadores, operación de programas desde las delegaciones federales, filtración de expedientes negros contra ex gobernadores priistas, ataques y descalificaciones a los adversarios desde las dependencias federales y presencia en medios de comunicación masivos, tanto  nacionales como internacionales, revelación de encuestas pagadas por la presidencia de la república donde Josefina va remontando, entre otra muchas cosas,  señalan que Felipe Calderón no querrá,  a costa de lo que sea,  soltar la presidencia del país a un partido que no sea el de él.

Ya nada más faltaría ver si lo logra en las urnas o se enfrascará en un proceso poselectoral  que,  como decía mi abuelita,  “Dios guarde la hora”.