Martes, 27 de Junio de 2017


Machetazo a Caballo de Espadas

Por: Manuel Narváez Narváez
Central Virtual de Noticas

Ciudad de México.-Bastó que Calderón cantara la cerrada competencia entre Enrique Peña Nieto y Josefina Vázquez Mota por la carrera presidencial para que la histeria se apoderara del priismo.

Reunido en privado con los agiotistas bancarios, el presidente soltó, quizás buscando la reacción que encontró, el comentario que contrasta con las encuestas fijas que sentencian la victoria del ex gobernador mexiquense, para que la bola de fuego calentará el de ya de por calientito ambiente electoral.

Uno de los asistentes no la aguantó y fue con el chisme a la prensa. Eso lo debe haber medido el mandatario, porque no creo que sea tan ingenuo como para ignorar que esto podría suceder. Felipe sabía las implicaciones políticas que eso tenía, más,  viniendo de él.

Al mediodía del jueves, uno después de iniciada la cuaresma, las reacciones comenzaron a ponerle candela a los lienzos de la información. Desde llamadas prudentes a no entrometerse en asuntos electorales,  como lo hizo Carlos Navarrete, hasta las virulentas como las de Cristina Díaz. Peña Nieto por su parte, usó la ironía para mostrar el enojo al presidente, al que pidió que cambiara de encuestadora; claro, él está feliz con la de Roy Campos. La de Federico Berrueto también le gusta.

En este candente episodio lo que más me llama la atención, sin demeritar el peso de la “intromisión” del presidente, es la reacción inmediata de los aludidos y de los promotores de las casas encuestadoras con mayor difusión mediática.

Lo explicó, Joaquín López Dóriga en su noticiero de la radio del mediodía contactó, porque lo tiene a la mano, a Roy Campos propietario de Consulta MItofsky, al que con sorna preguntó sobre lo dicho por el presidente. Campos, incómodo y un tanto nerviosón respondió que la de él no era la única, que habían varias y que habría que analizarla, la del presidente por supuesto. Por la tarde Roy ya entregaba la fotografía que viene repartiendo hace meses, es decir, Peña Nieto 41% de preferencias, Josefina 24% y AMLO 18. Juntos estos últimos apenas si alcanzarían a superar al mexiquense.

Amplio mis reservas en relación a las entregas que estratégicamente en tiempo,  vienen haciendo hace meses MItofsky y Berrueto. Lo ejemplifico: en la elección de 2005 por la gubernatura de Edomex, el candidato panista Rubén Mendoza aventajaba por casi 30 puntos porcentuales a un todavía desconocido Enrique Peña. Bastaron tres momentos en el desarrollo de la campaña de Mendoza para que éste sacara sus frustraciones y complejos, que a la postre le costaría la elección, con amplia ventaja de Peña Nieto.

En aquellos ayeres no existía la fuerza de las redes sociales de hoy día, aún así, lo que había en materia de comunicación fue suficiente para exponer a Mendoza Ayala.

7 años después, en 3 meses EPN muestra y demuestra quien es en realidad, de ello dieron cuenta los medios masivos de comunicación, y las redes sociales jugaron un papel importante para difundir veloz y masivamente que el aspirante presidencial del PRI no lee, no sabe el costo de los productos básicos, es misógino, no sabe leer en inglés, fue infiel a su fallecida esposa, tuvo hijos fuera de matrimonio, etc.

Aquí es donde no encaja la lógica, sí Mendoza fue capaz de mandar a la chingada (en palabras pejianas) la amplia ventaja que tenía sobre el candidato tricolor, por tres errores infantiles, cómo es posible que Peña Nieto con todo y lo que ya sabemos de él, apenas ha perdido, o sube y baja décimas de punto porcentual desde hace más de un año, según las encuestas patrocinadas por la alianza Televisa-Milenio?.

Desconozco que consecuencias vaya a tener la bola de fuego lanzada por Calderón, más ante un árbitro electoral que juega con el marcador y que aplica la ley de compensación. Lo que si me queda claro es que la mejor manera de poner bajo la sospecha las encuestas de la alianza Televisa-Milenio, fue precisamente la utilizada por el presidente.

P.D. Histérico y horrorizado, el priismo nacional exige al presidente que no se entrometa en la campaña de Josefina. Le exigirán lo mismo a Eruviel Ávila por estar hasta las chanclas metido en la de Peña Nieto?. Remember: “que no nos piquen la cresta”.

Mnarvaez2008@hotmail.com
Twitter: @manuelnarvaez65